Saturday, 20 August 2011

10

Un día la templanza se me va a ir a la mierda por el sur. Eso pensaba mientras me ponía a mí misma una inyección intravenosa. Mis venas son fáciles de encontrar, fáciles de atravesar. Patrick a mi lado murmura: You'll soon feel better. Y los dos nos quedamos absortos mirando una gota de sangre que recorre mi antebrazo. - Estamos todos rellenos de lo mismo- dice mientras yo retiro la aguja y él me limpia con un algodón.

No me duele nada. Y cuando digo nada hablo de todo. Como si me hubieran diluído en un frasco de Lignocaine. El día que vuelva a dolerme el mundo va a ser bestial.

M.

No comments:

Post a Comment