Wednesday, 10 August 2011

Carta a S.

Querida vital e indecible Sara:

Pienso en ti desde Galway, sintiéndome más cerca de tu Minnesota natal que de nuestro hogar efímero en Nairobi. La lluvia no cesa y las gotas saben a mar. Te recuerdo despeinada y sucia, diciéndome que no teníamos nada que perder y mucho que ganar. Te entiendo: ambas nos encontrábamos corriendo como locas, buscando caprichosamente sueños colgados -como frutos- de las ramas de los árboles.

Tengo frío y estoy gravemente limpia. Busco por mi piel rastros de ímpetu, de decandencia, de polvo, pero sólo huelo a jabón. Me pregunto si me reconocerías. Me pregunto si volveré a verte algún día. Me pregunto si cuando fumas por las noches piensas en mí, si añoras lo tontas que nos poníamos, sin saber bien si era morbo o consuelo.

Te llevo clavada en el lacrimal, (como a la cerveza Tusker y ese hambre en las costillas antes de irnos a dormir.)

M.

1 comment: