Thursday, 15 September 2011

20


Los colores de este atardecer deberían sugerirme cosas muy cursis, algo así como el amor a los quince.

Pero sólo pienso en desangrarme en su boca,
gota a gota.
En morderle provocadora,
de lunes a domingo,
descansando en sus suspiros.

En meterle mano,
debajo de la ropa de septiembre.
Cómo explicaros,
joder, si no lo entiendo ni yo.
Si vivo en valores absolutos,
sin pecados ni absoluciones.

Que no tengo más aliciente
que su risa.
Que la razón de mis noches
es su piel.
Que no me cabe tanta adicción
en los pulmones.

Que me estoy volviendo
una puta degenerada,
reinventando la vida
en clave de sexo.
Que busco su rastro,
como una perra.

(Me-está-volviendo-loca.)

M.

2 comments:

  1. Pues siéntelo, siéntelo, tan intensamente como puedas. Y disfrútalo más intensamente aún.

    De puta degenerada nada, perdona; el sexo es una de las partes más sanas de la vida cuando hay atracción, placer y sintonía.

    Un beso, linda M

    R

    ReplyDelete
  2. He llegado aquí a través de Camino.
    Leyéndote, se me ha pasado la mañana... Encantada de haberte descubierto, me quedo por aquí

    ReplyDelete