Friday, 14 October 2011

30




Tampoco pude llorar en aquella habitación del Hilton de Nairobi. Sencillamente todo me dió igual. Más o menos como ahora. Hacerse pedazos significa empezar de nuevo, por eso he aprendido a sangrar sin asustarme.

Soy yo cuando hace sol y tú me hablas. Pero también soy yo cuando paso horas inmóvil sobre una moqueta, y no pasa nada. Ni siquiera el llanto pasa.

En esa habitación me hice mayor. Me hice paréntesis. Me hice carne.

En esa habitación dejé de insultarme.

M.

9 comments:

  1. Nunca dejes de ser tú...

    ;)

    Besos.

    ReplyDelete
  2. M la fuerte. M la valiente. M la poeta.

    M de Maravilla y de Milagro. M de Más y Mejor.

    Un Mundo de nueva M.

    Miles o Millones de besos.

    Bienvenida a tu vida.

    R

    ReplyDelete
  3. Me rasco la calva y me pregunto qué hay de real y qué hay de ficticio en este blog. Hoy hay unas bragas contundentemente reales.

    ReplyDelete
  4. Querido Rafael:

    Me preocupa que ante la contundencia lo que te rasques sea la calva.

    ReplyDelete
  5. Es que mi imaginación calenturienta se introduce en el espejo hexagonal y se pregunta si tu ombligo, tapado por esa camisa negra, será hexagonal también. El hexágono es la querencia de los zánganos.

    ReplyDelete
  6. Tan zángano que ni he contado bien, octógono.

    ReplyDelete
  7. en esa habitación dejé de insultarme
    !!

    ReplyDelete
  8. Bajo la moqueta verdeante del Retiro dejo mi sombra sobre tu sombra en el solitario banco, para recordar las pasadas horas de un adiós.
    Nos hicimos mayores, como la alargada sombra sin carne.

    Mi pensamiento camina esos 35 kilómetros desde Kamuza a tu aldea cercana al río Lilongwe.
    Trayecto por la M1 (como tu eme)
    Deseo ser tú, en esa habitación sin espejismo, hacerme mayor frente al espejo de tus ojos, besar tus labios ocultos tras la camara.
    Deseo ser yo, mayor a tu lado, pasear por la vieja ciudad entre mercados, tiendas y voces de colores.
    Deseo compartir tus insultos en la nueva ciudad, dejando el graffiti de la voz en esas paredes de embajada.

    Sin ti, me quedo inmóvil sobre el mar superficial de Internet, esperándote.

    ReplyDelete
  9. Chatnoir, Menuda, Camino, cuánto bien me hace vuestra mirada. :)

    Rafael, podría haber sido un espejo redondo. Jamás conté sus lados. Que sea hexagonal es perfecto.

    German, no me hables de la M1, no me hables, que adquiero conciencia, de golpe, de todos los kilómetros que me separan de aquello.

    ReplyDelete