Wednesday, 19 October 2011

31

Lo único que aprieta es la lencería. Como grito heróico-erótico-romántico, como un acto de fe, como la constatación de que el único Dios que existe tiene forma de liguero de encaje.

La única inmolación posible es subir las escaleras con falda. Con tu mirada fracturando mis tobillos a cada paso. Con tus palabras detonando en una inexorable cuenta atrás.

Sólo hay una tragedia. Tú lo dijiste. Follar-comer-amar-vivir en diferido. Peor que eso: quererte desde el centro y que no te llegue.

Las grandes historias, los grandes periplos, los putos héroes, se volvían superficiales al mirarte.

Eras-todas-mis-noches.

M.

1 comment:

  1. Bajo el top sin tirantes en color malva, sonreían libres las razones con sus dos flechadas puntas; erótico desvivir.

    Sus zapatos, agujas de pino tricotando la escalera de caracol, ejecutando mi expiación más allá de sus tobillos, donde la desnuda redondez descubría sus costuras.

    Tenerte cerca, comedidos en la comicidad de vivir en directo el deseo de nuestras miradas.
    El iris de nuestros ojos, reflectaba el envoltorio copular como centro universal.

    Cerré los ojos, para que el ensueño no desvelará nuestro secreto, la sin razón de los que dirán.

    Tu llegada envenena mis noches.

    ReplyDelete