Sunday, 23 October 2011

33

Hay té de vanilla-caramel. Tostadas y fruta. Algunas chocolatinas de Lindt (por-si-acaso). ¿La leche caliente, mi amor? Muammar sangra en la TV. Lleva sangrando dos días. En todos los hogares. En cada desayuno, cada comida y cada cena. Te voy a cantar nanas salpicadas de su orina. (Todos los hombres se mean encima cuando la muerte les tose al oído.)

Un sedentario intelectivo habla de justicia. Más imágenes del hombre temblando. Ha sangrado en el desierto. Más sangre en el desierto. Y nosotros lo vimos desde un enorme glory hole hasta corrernos. Todos juntitos.

Oh-happy-day.

M.

6 comments:

  1. No me gusta el té de vainilla y caramelo. Pero tu entrada sí :)

    ReplyDelete
  2. Sí todo el mundo lo vio hasta correrse. Estaban felices de ver como asasinaban a un hombre, todos bajaron a su nivel porque aunque hayan matando a un solo hombre, se han manchado las manos de sangre, como él.

    ReplyDelete
  3. Y como Ellos, esos que gobiernan bajo las estrellas, estrellados; resguardados en su palacio versallesco ayer, o el otro, de color tostado y fruta en su verbo, al que creyeron sus mentiras, como las mentiras diarios en los diarios.
    Agujeros de gloria como los agujeros negros del universo, vacíos de ideas.

    Día feliz, porque cayó el tirano después de 43 años; día infeliz para los que mandaron en la guerra de los toyotas, cuando desde el aire, cobardes en la arena del ruedo, bajo la tienda beduina del hijo del pastor, allí, en su desierto, disfrutando de su té negro y sus mujeres blancas del color de la porcelana llegadas de sus tierras, donde la nieve afloro en sus otoños.

    Dictador de su tiempo, asesinos en su tiempo.

    ¿Qué investigación sigue ahora cuando Ellos dieron su sí.

    Día feliz, para el que no llora oro negro.

    Corridas sus túnicas manchadas de sangre.

    ReplyDelete
  4. La placidez de la vida en este estado del bienestar, juzgando con la cabeza por encima del hombro de todos los demás los devenires del mundo, con té, con pastitas y con golosinas, por supuesto. Gran entrada.

    ReplyDelete
  5. El horror acecha tras cada imagen, tras cada página de rotativo, tras cada dial radiofónico.

    Suerte que existen tés de vainilla caramel, o de canela, o de frutas del bosque, o de melocotón, o al chocolate.

    Suerte que existe con quién compartir una mirada lejos del horror.

    Saludos,

    R

    ReplyDelete
  6. Está claro que el trato que se la ha dado no dista mucho del que infligía a sus disidentes. Ha sido una ejecución sumaria como otra cualquiera. Las condenas ya han sido dictadas sin juicio previo. La Ley islámica se impone en estos momentos. Que Alá nos (los) coja confesados.

    ReplyDelete