Tuesday, 15 November 2011

42

Cuando dice que le gusta Calderón de la Barca, lo dice de verdad. Como cuando dice que se muere de frío. A veces tiene las pupilas dilatadas, en midriasis, como si se hubiera metido atropina o hubiera sorbido restos de alcohol de la piel de cualquier borracho.

Otras veces fuma como si quisiera ahogarse en el fango, asumiendo el dolor y sus síntomas escatológicos.

Tiene labios de tragárselo todo. Y de comerla bien.

Sus manos tienen ganas de más. Y son capaces de hacerme pedazos y demostrarme que la vida es en verso y la prosa es sólo urgencia.

Darling, reza por mí al dios que devora tus plegarias.

O fabrícame unas alas.

Lo que sea, pero hazlo ya.

M.

2 comments:

  1. This comment has been removed by the author.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Todo lo que hay aquí es verdad desde el momento en el que surge por una necesidad de contar. Todo soy yo en distintos momentos, en distintas situaciones. Como pasa con todos los blogs, ¿no? :)

      Delete