Tuesday, 22 November 2011

46

Pero no todo es muerte, Dios y asco.

También hay pecado, sexo y vida.

Cada vez que su mirada líquida se derrama en mi piel, sonrío (nada excesiva), porque sé que durante unos minutos le daremos por culo a los terrores nocturnos.

No tan rápido, que quiero sentirte. No joder. Que no acabe nunca. Que correrse es darse de bruces contra la realidad del fracaso. Que después me vestiré y te recitaré mis obligaciones. Que dentro de una hora nos cruzaremos por un pasillo y te dire: Excuse me, Doctor, I need your help. Y te hablaré de los nuevos pacientes como si no supiera a qué saben tus sueños.

Follar en tierra de hambre es así. Como un desarraigo. Como un no tener raíces, ni referencias, ni espacios comunes. Como un saber que él jamás ha alucinado con Pink Floyd, ni ha pensado en Ofelias, ni sabe quién coño es Durero. Como una seguridad absoluta de que cuando me araña, araña a todo el mundo occidental. Como una creencia irreverente de que cuando le beso, estoy besando a su pueblo.


M.

3 comments:

  1. que (in)tenso...
    me gusta (aunque no sé muy bien por qué)

    ReplyDelete
  2. Parece como si asociaras muerte con pecado, Dios con sexo y asco con vida. Todo un tratado de teología.

    ReplyDelete
  3. "Como una seguridad absoluta de que cuando me araña, araña a todo el mundo occidental. Como una creencia irreverente de que cuando le beso, estoy besando a su pueblo."

    Percibo con extrañeza un ligero desequilibrio de sensaciones...

    Saludos,

    R

    ReplyDelete