Thursday, 8 March 2012

Carta I


Querido W:

El amor engaña. La última vez que estuve aquí, en la consulta pediátrica, tú estabas a mi lado. Todo parecía feliz y yo me sentía bonita. Me sentía drogada por cualquier mierda biológica producida directamente en mis ovarios, y sonreía. Verás, seremos felices, verás. Los muertos me parecían terriblemente subversivos y maleducados. Porque verás, íbamos a ser felices, a pesar de la decadencia.

Hoy estoy sola, con un desubicado que ha muerto hace cinco minutos. Todo es silencio. Verás, seremos felices, verás. W, me cago en la jodida sobriedad del realismo. Porque sí. Me da igual que tú necesites siempre una justificación. Me da igual que los muertos no muerdan. No hay una maldita cosa que hacer que no sea estúpida o perjudicial. Ni un puto e-mail me has mandado, W, ni uno. Me siento tan irracional y patológica que...

I forget what you mean.

M.

No comments:

Post a Comment