Monday, 9 April 2012

Primavera

Una golondrina se estrelló contra mi ventana,
dejando su pequeño estómago en el cristal.
El cadáver cayó en el alfeizar,
lo cogí y lo metí en una bolsa de patatas fritas,
que mi amante dejó a medias.
(Dijo que sabían a confort,
y después me besó.
Noté el sabor del drama insaturado.
No quiero más, le dije.
Ya no volvió a llamarme.)

Limpié la sangre reseca con papel higiénico.
Y un poco de saliva.
Fue sencillo.

Cogí la bolsa y la acuné despacio.


M.

4 comments:

  1. cogí la bolsa y la acuné despacio
    hubiera sido un final tremendo

    ReplyDelete
    Replies
    1. Qué razón tienes. Gracias, preciosa.

      Delete
  2. Hay cosas del corazón que la razón no entiende, pequeña golondrina.

    A.

    ReplyDelete
  3. Salsa de vino tinto con chalotes

    Para 4 personas
    2 cucharaditas de aceite de oliva
    3 chalotes
    1 cucharadita de pimienta negra en grano
    750 ml de vino tinto
    2 cucharaditas de miel
    sal

    1.- Calienta el aceite de oliva en una cazuela. Pela los chalotes, pícalos y rehógalos en el aceite hasta que queden transparentes. Maja (machaca) un poco la pimienta con un mortero y agrégala a los chalotes junto con el vino tinto y la miel. Deja que hierva hasta que se reduzca a 200 ml.

    2.- Cuela la salsa, retírala del fuego y condiméntala con la miel y la sal.

    Si bien es ideal para carnes, esta salsa puede utilizarse para condimentar patatas asadas o fritas (en el caso de los vegetarianos y las rubias)

    ReplyDelete