Thursday, 24 May 2012

Asco

No sé, yo sobreviví a un accidente de tráfico.
Terrible. De esos de sangre mezclada.
De esos de vísceras sobre el asfalto.
Mi craneo reventado.
Iba en una Pick-up, llena de negros
con la sangre tan roja como la mía,
con los sesos igual de blandos,
las entrañas igualmente delicadas,
igualmente placenteras y brillantes.
Ellos murieron porque eran negros y pobres.
Yo sobreviví porque soy blanca y punto.
Gracias al asco estoy viva.


No sé, un médico de Kenia me pidió matrimonio.
Me llevó a su aldea.
Su madre tenía Tifus. Me dió agua infectada.
Después yo también tuve Tifus.
Mataron una gallina en mi honor.
Le cortaron el pescuezo y empezó a sangrar
como si fuera la guerra.
Me manchó de sangre los Levis.
Me manchó las bragas.
Yo miraba espantada,
aquella brutal prueba de amor. 
Me dijeron que tenía las tetas pequeñas,
y la cadera estrecha.
Gracias al asco no me casé.


No sé, el asco como supervivencia.
La fascinación del asco.
Amar el asco.
Asco, asco.

No comments:

Post a Comment