Monday, 11 June 2012

Madrid

Nunca he sido tan joven como en Madrid.
Odio este maldito impulso mío que me impide quedarme.
Odio no tener bastante con saltar sobre la cama,
y comer chicles, y ser muy zorra, y muy feliz,
y meterme atracones de sushi plastificado
a cinco euros la bandeja.

Volveré siendo otra, como siempre.
Enferma y cansada.
Más vieja.
Y con el miedo contenido
a que llegue el día
en el que no pueda seguir jugando
a ser soldado.

Me mataré.
El día que se acabe la guerra.
Me mataré.


4 comments:

  1. Y la sangre será agria sobre la lengua de los que se quedan.


    (una sonrisa,
    bella)

    ReplyDelete
    Replies
    1. Mil sonrisas con alas, preciosa.

      Delete
  2. eres muy grande. Y te admiro tanto.

    ReplyDelete
  3. Tú sí que eres grande, linda, y te echaba de menos!

    ReplyDelete