Saturday, 2 June 2012

Raza, género, cocacola y miedo.

La Cocacola es veneno, te lo juro, me tiemblan las manos.
Creo que me estoy destrozando el hígado.
Creo que me estoy destrozando los nervios, el pulso, la mente.
Creo que me estoy destrozando la vejiga de tanto mear.
Me recuerda la gravedad de mis venas.
Me recuerda la gravedad de mi miedo.

Miedo.

Me estoy muriendo de miedo, amigo.
Cómo se puede vivir con tanto miedo.
Maldigo mi raza y mi sexo, porque me hacen vulnerable.
Maldigo mi piel tan blanca, insoportablemente blanca, neuróticamente débil.
Maldigo mi sexo visceral, capaz de parir bestias, condenado a la sangre reseca.

La soledad que me espera, joder, imagínatela.
Sola y blanca.
Sola y sangre.
Me tiemblan las manos porque asumo cualquier destino,
pero rezo porque ellos mueran y yo viva.
Que ellos mueran y no me maten.
Que ellos mueran y no me dañen.
Dios mío, qué indefensa,
qué miedo tengo,
qué sola camino hacia la batalla perdida.


2 comments:

  1. Siempre quise ser palmera enfrente del mar
    Y que mi trabajo fuera estar
    Y no pensar en respirar, siquiera.

    Bonkers regards

    ReplyDelete
    Replies
    1. Pensar en respirar es de las cosas más jodidas que hay, desde luego.

      Delete