Monday, 2 July 2012

From Kenya I




Oh, encontré Cocacola Light fría. Waldo dice que es veneno. Oye -le digo- qué más da, joder, no me drogo, no bebo, no como, joder, joder, deja que me distraiga un poco. Las putas moscas se meten en mi comida, mastico las moscas, me trago las moscas. Tengo alas de insecto recorriendo mis venas, tengo arterias de mosca en mi corazón.

Las niñas tienen polvo en los ojos. Las niñas lloran en la noche. ¿Qué sucede? les pregunto, y dicen moscas, dicen polvo, dicen frío. Entonces las arropo y les canto y les prometo. Les prometo no sé qué valentía, no sé qué milagro.

Después bebo Cocacola y pienso en ti, mi amor, con la cabeza, no con el vientre, no con el estómago. Te pienso desde el puto centro del cráneo que es lo único que se mantiene inmune al polvo, protegido de lo sucio.

Las niñas duermen. Me pregunto como pueden confiar en alguien que tiene alas de insecto recorriendo sus venas. Sentirse seguras con alguien que tiene arterias de mosca en el corazón.

2 comments:

  1. Te he oído/leído quejarte de tus pequeña manos....., pues se ven estupendas, vaya dedos más largos parecen, con las falanges rojas, como si practicaras la mecanografía (que no creo).

    Yo siempre pido en los bares "coca cola light con muchísimo hielo" y pasan de mi los camareros, echándome un mísero cubito. Pensaré en ti en mi próxima coca cola light dentro de un iceberg.... en Kenia debe ser todo un jujazo.

    ReplyDelete
  2. Quizás ellas las tengan también. Quizás hayan aprendido a domarlas.


    (sonrisa)

    ReplyDelete