Tuesday, 31 July 2012

Oh. Y eso.




Mirad lo que hice ayer.

La mamá no quería parirla, miraba hacia otro lado.
La niña nació azul.
Le llené sus pulmones de aire,
con mi aire,
y aún me saben los labios a meconio.

Desde ayer te amo, mundo,
desde ayer concibo la vida
como algo más suave, aquí y allá.
desde ayer mi sonrisa tiene el sentido
del líquido amniótico.

Después del subidón de adrenalina
que produce tener la vida de una persona
(en tus manos, en tus brazos, en tu boca,
en tu pelo, en los pulmones, en el pulso...)
pensé que había sido culpable
de una existencia
destinada
a perder
siempre.

Y no soy catastrofista, señores,
ni siquiera pesimista,
es que oigan,
por aquí la vida es no tener medios
ni siquiera para morir.

3 comments: