Sunday, 21 October 2012

Lo que más miedo me da
es que aquí la gente no tiene nada que perder.
No hay ley.
Así que es lunes,
y desayuno segura,
leyendo el diario de España y el diario de Kenya.
Me ducho y me peino
y miro por la ventana
y llueve y es hermoso.
Todo es tan hermoso que aterra.
La miseria es bella porque
no tiene límites
y es como observar lo infinito,
como encontrar las causas
de absolutamente todo.

Hay que salir ahí fuera y sobrevivir.
Sobrevivir a la belleza,
que es locura,
que es instinto,
que es la guerra.

Sobrevivir y llegar a la noche,
y sentarme delante del ordenador,
o leer un libro,
o charlar animadamente
sobre cosas estúpidas,
cosas como las estrellas.

Las estrellas son las cosas
más estúpidas que he visto en mi vida.
F dice que son fascinating,
y yo pienso que son consuelo de idiotas.

A veces me paro a mirarlas en la noche,
y no pienso en nada,
entonces los mosquitos me pican
y después enfermo,
y después me debilito.

Las estrellas son carne
que se pudre allá en lo alto,
impidiendo el vacío.
Son trampa.
Son cebo.

Me voy a dormir
y cierro la puerta con candado.
Me desnudo y me echo toneladas
de repelente para que los mosquitos
no sigan jodiéndome viva.

Me tumbo en la cama.
Silencio y lluvia.
Silencio y el sonido de la nevera.
Me acurruco y pienso que no podré dormir.
Pero siempre me duermo.
Y siempre me despierto en la mañana
preguntándome si sobreviviré
un día más.

4 comments:

  1. La miseria es bella porque no tiene límites.
    Niña, te adoro.

    ReplyDelete
  2. Apolo o Dionisos.

    Elige.

    Porque Caronte no se olvidará de ninguno de nosotros.

    Las estrellas pueden ser o masas extinguidas cuya muerte nos llega con retraso o promesas, o ángeles, o belleza, o un guiño protector…

    La nada no existe Eme. Peto tú sí. Mírate los ojos frente al espejo con una vela en la mano.

    Yo estoy segura que ahí hay dos estrellas.

    ReplyDelete
  3. He leído algunas de tus entradas.
    No sé como es África, no he estado allí. Pero sé como es Madrid, y a día de hoy, en Madrid no estás segura, no hay comida en la nevera, tienes que salir y sobrevivir de cualquier manera. Quizá no de la misma manera que en África, pero en Madrid también puedes morir de hambre.
    Tú eso no lo sabes, o al menos, no lo parece. Y por eso te lo digo yo...

    Cuando no se tiene nada en que pensar, cuando no se tienen necesidades vitales, las inventamos. Y tú has inventado la tuya, has inventado una necesidad heroica en África. Intentas creer que ellos te necesitan, pero en realidad tú los necesitas a ellos para sentir que eres alguien en un mundo gris y algo marchito.
    Tal vez seas médico, tal vez escritora. Pero lo más probable, es que no seas nada ni aquí, ni allí.
    Una reflexión, de una desconocida.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Querida Sabina:
      Por supuesto que ellos no me necesitan, esto consiste en elegir simplemente cómo quiero vivir la vida y hacerlo. No me planteo mucho más. Soy feliz e intento no dañar. Sé que en Madrid la cosa está jodida, claro que lo sé. Y sí, también hay que sobrevivir. Cada uno elige dónde está su lucha. Te deseo suerte en la tuya.

      Delete