Thursday, 12 June 2014

Picología del aprendizaje

Si una rata recibe una descarga al presionar la palanca es probable que no vuelva a hacerlo.

Porque duele.

El castigo duele en las tripas y en los huesos.
La rata sabe que lo ha hecho mal y no vuelve a hacerlo.
Aprende a proteger sus tripas y sus huesos para no reventar.
Tiene hambre, pero es una rata educada que conoce sus límites.
No tocará la palanca.
Le dirá a sus hijos que el hambre es el premio por contenerse.
Le dirá a sus hijos que la palanca es lo sucio.
La inmundicia.
Y así para siempre.
Sin saber que allá arriba el científico se ha ido a su casa a educar a sus hijos como él fue educado.
Sin saber que allá arriba no hay Dios que castigue.
Solo hay frío.
Solo hay ciencia.

Morded palancas ratas.
Dejad de temblar niños.
Vamos a destrozar las teorías del aprendizaje
resistiendo el castigo
y comiendo,
y reventando,
pero libres,
pero libres.

 






No comments:

Post a Comment