Sunday, 20 July 2014

el norte

Y ahora en occidente me pregunto qué me han hecho, qué he visto, qué me han hecho. Mi ropa no se mancha, mi boca no se mancha, mi sexo no se mancha. Estoy tan seca. Cierro los ojos y los muertos me recorren y me arropan, tan bellos que no podría olvidarlos. Me he tocado y no me he encontrado, debo tener un suicida atrapado en mi sexo, uno de esos que mueren sin flores. Le voy a cortar los dedos, pienso, para que no me arranque las ganas. Le voy a comprar flores y las colocaré en mi vientre, pienso, para que rompa su ayuno.

El ecuador me cruza a la altura del estómago para recordarme que no tengo tierra, que soy un residuo atrapado en los juncos de un río. Que no soy niña ni soy madre. Que mis pechos llevan leche y esta se corta y se pierde. Maldita mi carne, maldita sea.


No comments:

Post a Comment