Sunday, 24 August 2014

Fin del verano

El verano se ha tendido en mi regazo,
me ha inundado, todopoderoso, de moscas que significan calor, y no muerte.
Somos jóvenes y tenemos cabellos largos como historias,
cabalgamos a tientas por esta juventud que es más grande que el miedo,
y más breve que la carne.

Cabalgamos huyendo del otoño,

y de la decepción de nuestras madres.
Para qué habremos nacido, nos preguntamos,
si a pesar de jurar lo heroico cada verano,
naufragamos, fracasadas, en septiembre.

Las moscas mueren en la lluvia
y sus cadáveres flotan, miserables,
junto a los restos de todos los actos de amor
que proclamamos verdaderos.

Nuestros cuerpos tiemblan el frío,
y empiezan a sospechar la vocación de muerte
que se va asomando en las grietas del cuerpo.
Los largos cabellos que eran jungla o bandera,
se enredan en el sumidero del lavabo,
como hilos que nos van descosiendo las heridas
para que fluya la pena.

No comments:

Post a Comment