Wednesday, 6 August 2014

Madrid

He vuelto a la juventud vagabunda, Madrid,
he estado en ti antes, pero ahora es diferente:
Ya no te soy, ni tú me eres.
Perdí el paraíso porque quise más,
y ahora vuelvo a rebuscar entre la basura
con la esperanza de encontrar mi placenta,
pero no está,
se la han comido los gatos,
y mi madre ha olvidado mi nombre.

Me alimento de engaños,
en casa el agua está caliente y mi piel es suave de nuevo.
Las bombas siguen cayendo, pero ya no me despiertan.
Allah ya no me señala.
Dios se ha cansado de mí.
La ciudad es un producto de mi neurosis,
al igual que yo soy el producto neurótico
de dos células equivocadas.
Confío en las calles porque no tienen nada que ver con la vida,
o con la verdad.
Confío en lo sucio porque huele a lo sincero del hombre,
a lo impúdico, a lo maleducado.

Paseo y me pregunto a dónde irán los perros de Gaza
cuando los dueños mueren.
Me pregunto a dónde iré yo
si ya no te soy más, Madrid,
ni tú me eres ya.

No comments:

Post a Comment