Monday, 8 September 2014

El 90% de todo es mierda. Este verano ha sido un 10% bestial

No estaba preparada para el placer de la infracción.
Pensaba que el Ecuador me estrangulaba como un cordón umbilical, caliente y muerto, y me llevaba a rastras por las calles de mi ciudad.
Qué buena perra, pensaban los ancianos.
No veían mis muslos en carne viva, ni mis manos, ni mi ahogo. 

Me voy a volver a crear, juraba en las noches.
Y me hice maldita, a base de angustia y farmacias.
Me hice libre y me hice loca.
Me lesioné el dolor,
y pasé la lengua por el vientre de la lucidez
hasta hacerla temblar.
Abdiqué y juré que no volvería,
me entregué a la pérdida
y me manché los labios de origen
que a veces era sexo
y otras temblor.

Ahora vienen a buscarme,
les oigo,
siento de nuevo el Ecuador ahogándome muy hondo,
reptándome como un parásito que nunca muere.

Soy carne de otros,
no más mía,
ni de mi tierra.


No comments:

Post a Comment