Tuesday, 29 September 2015


Revelo fotos en el sótano del hospital, junto a una silla de ruedas. Los recuerdos huelen a químicos y su onda expansiva me destroza el vientre. Puedo contar los toques de queda que he vivido desde entonces. Toques de queda hermosísimos que consistían en correr por las calles y reír, que consistían en ser libres y reír. Puedo hablar de tierras amnésicas cuyos dioses se regocijan en el miedo, y de tierras que gustosa hubiera llamado patria, lecho, semen.

Pero salgo al sol y me olvido y me pierdo. Y trota mi mente (como una perra de mil razas y mil lenguas) hacia el norte por si pudiera encontrarte. Porque el sur ya lo he perdido.

1 comment:

  1. si tienes todavía tierra para correr, para encontrar, no está nada perdido.

    maravilloso, como siempre.

    ReplyDelete