Saturday, 14 November 2015

1. Antes del atentado solíamos sentarnos en aquel bar. Yo sucia, tú sucio, etc. La vida era un montón de polvo entre nosotros. Yo era Oeste/decepcionada/disconforme, tú Este/asustado/eufórico. El Norte nuestros acentos ardiendo. Y el Sur la sed insana.
Éramos tan jóvenes que nos atrevíamos a desparasitarnos la tristeza bailando al compás de las marchas fúnebres de la gran ciudad.

2. De pronto las balas. Los muertos. Y un paréntesis de años lleno de excesos.

3. Crecimos y al duelo le siguió la vida/olvido. Volvimos a aquel bar que nos vio a nosotros jóvenes, que vio sangre inocente mezclada con ron. Eres mi marido y estamos limpios. Ni rastro del polvo que me hacía adicta al ventolín, y a ti, a ti sobre todo. El Este y el Oeste han hecho coalición para reventarnos el Norte. Y el sur es sólo folclore viejo, sólo hartazgo del placer que me latía en las ingles.

4. De pronto el silencio. No pasa nada, joder, no nos pasa nada. Y un paréntesis de años que nos hacen viejos.

No comments:

Post a Comment