Sunday, 14 February 2016

Cierro el viernes con 5 muertos, demasiados incluso en un lugar donde la muerte es rutina. La comida no consigue taparme el vacío que siento en el estómago. La pena convierte el azúcar en nausea. Un médico se folla en los baños a una enfermera joven. Aplaudo. Antes de que tiren de la cadena escucho que ella dice "para siempre", y él contesta "súbete las bragas". Después, en la habitación, él abre el ojo del niño muerto de 10 años y le mete el dedo para certificar el deceso. "Descanse en paz", dice. "Ay, qué pena", añade la enfermera. Una mujer grita a lo lejos porque está pariendo y le duele el mundo.

Por la noche alguien me jura amor eterno, pero yo sé que el infinito no vive en la boca de los vivos. Los "parasiempres" son excusas para seguir viviendo luego. Si me quieres que sea ahora.

Porque luego la cama del hospital.
Porque luego transfusión de sangre y antibiótico.
Porque luego el sexo seco.

Porque luego siempre la muerte.


No comments:

Post a Comment