Tuesday, 5 April 2016

Para hablar sobre el amor siempre había recurrido a las mismas palabras: fiebre, fiebre, fiebre, tú. 
Ahora amor son las orillas de un río africano, plagadas de mierda.
Jengibre con limón ardiendo en mi garganta.
Tú cubierto con un niqab, disfrazado de mujer, poniéndome en el dedo anular la anilla del llavero de tu coche. 
Que no nos vean.
Que no se sepa.
Que nunca creí en el amor prohibido. 
Nunca imaginé el amor-exilio. 
Nunca imaginé este hambre. 

No quiero quitarte el velo.
No quiero verte.
Quedémonos a vivir en lo prohibido,
lugar-ausencia
donde nadie dice adiós,
donde todo y nada a la vez,
donde somos nunca.

Porque esto que nos está pasando
sólo nos pasa a nosotros,
no a la vida. 

 

No comments:

Post a Comment