Wednesday, 10 August 2016

Cuando termine de escribir voy a cerrar dos maletas; una con ropa de invierno, otra llena de los restos de estos seis años. Quiero morirme escribiendo. Quiero morirme en el viaje, quiero morir emigrante. Los libros que he acumulado durante este tiempo están plagados de la palabra dolor, de la palabra lejos, de miedo. Mis ojos se han empañado de ese dolor, de esa lejanía, de ese miedo. Escribo para tomar conciencia de mi decisión: me voy, me estoy yendo. Anhelo permanecer, pero hace tiempo que como sin ganas, hace tiempo que vivo solo gracias a pequeñas fugas de alegría, hace tiempo que el olor antiséptico del hospital me ha hecho olvidar el placer de estar sucia.

Me voy, cruzo el continente por amor, cruzo el continente para salvar la vida, cruzo el continente para amar en condiciones de nuevo: rezando a todos los elementos químicos que forman la palabra vida, degradándolos, midiéndolos, sintiéndolos en la boca del estómago, en el vientre, en el pulso, 

Me voy porque el tiempo no tiene piedad, me voy porque el desaliento, me voy porque el estrépito de mi fracaso suena más fuerte que el estrépito de los estómagos de millones de hambrientos. 

El exilio seguirá siendo inmenso, Y yo seguiré siendo inútil. Me seguirán temblando las manos. Los soldados seguirán muriendo ahí fuera. Dios seguirá vivo en tu boca y te besaré para creer un rato. Cogeré millones de aviones más, pero no me volverán a romper el corazón. 

La vida mancha y no volverán a obligarme a la limpieza. Nadie volverá a oprimir mi tierra en nombre del amor. Escribo mi pérdida. Y en el punto y final cierro seis años. Mira, aquí se van seis años.

Mira: .





2 comments:

  1. Me has recordado a el Martín Fierro.


    Cantando me he de morir
    Cantando me han de enterrar,
    Y cantando he de llegar
    Al pie del eterno padre:
    Dende el vientre de mi madre
    Vine a este mundo a cantar.

    ReplyDelete
  2. mañana mismo empiezan otros seis. tal vez más.

    ReplyDelete