Friday, 25 November 2016

Sueño con paisajes raros llenos de barro. Sueño con miles de caballos desbocados huyendo de mí. Suenan como el corazón de la vida que me crece dentro, que no me pertenece, que no conozco.
Hace unos meses me pegaron un tiro. Guardo la bala deformada en la caja de madera donde colocaba los dientes de leche de pequeña. Al día siguiente N mandó matar un cordero, como ofrenda a su Dios. Como pago por mi vida. Sangre por sangre. El viejo mito de Abraham. Ibrahim. No me lo dijo, porque sabe que soy vegetariana, pero las mujeres hablan. Los indios no guardan secretos; los adornan, los muestran coloridos, los exponen al sol para que se sequen y se olviden.  

Eso hago yo con mis recuerdos.

Me vacío para dejarle espacio a la vida.



No comments:

Post a Comment