Sunday, 4 December 2016

Los días se aglutinan en el frío. En Urdú, hoy y mañana se nombran igual: kal. Un día que no es hoy. Kal. Un día que no existe. Kal. Una esperanza al tiempo. Me golpeo las rodillas contra la pared mientras duermo; cuando era niña era la vida quien me hería las piernas, ahora son los sueños. Es espantoso.

Me aterra que mi bebé crezca en el exilio. Mi vientre es hogar y náusea. Llevo dentro toda la luz del ecuador, rezos sufíes, leyendas en génesis. Alejandro Magno. La India. El olor del jazmín. Llevo dentro el mañana y el ayer. Kal. Dos corazones en un cuerpo. Dos universos en una palabra. Kal.




No comments:

Post a Comment