Monday, 9 January 2017

14


Verás, Farah, sólo deseo que tus ojos sean enormes, que sepas mirar. Que observes a todas las mujeres de la tierra que nos acoge y sientas que su sangre es la tuya, y tus derechos los suyos. Que luches incansable con tus ganas, con tus dientes, con tus manos. Que viajes consciente, que si te cansas te dejes estar, que si estás triste te dejes estar, y que aprendas si no sabes.

Quizá la muerte te toque de cerca; tu padre es médico y a veces pierde, yo trabajo contra la guerra y pierdo todo el rato. La vida es maravillosa para algunos, y una mierda para otros. Nosotros estamos del lugar de la mierda, y a veces nos manchamos, Pero la mancha, Farah, te hará consciente de la sed y del hambre. Siéntate en tu inocencia y nombra lo que aún no existe y quieras crear: pan infinito, paz, paz, animales fantásticos, que las fronteras sean dulces.

El té se bebe ardiendo para combatir el calor del desierto.  Las noches sirven para invocar el pasado; la vida nómada se mide en leyendas. Las nanas son el regreso de los que ya no, ya nunca.

Tu padre reza en su lengua porque tu alma sea buena.

Yo no rezo, pero te imagino feliz. Niña mil leches. Niña valiente.


1 comment:

  1. Qué bonito, Eme.
    Serás la mejor madre. Farah tiene suerte.
    Un beso.
    Nakupenda, Eme tamu.

    ReplyDelete