Friday, 31 March 2017

23

Mi marido sabe mirar, él ve, él lo ve todo. Algo así como Dios. Él sabe dónde está cada cosa, él reconoce cada pequeño detalle de una pared, de una sábana, de una piel.

Yo sin embargo percibo el mundo de otro modo: cayéndome, perdiéndome. Reconozco el mundo de rodillas.

Para mí él es luz.

Para él yo soy tierra rota.


No comments:

Post a Comment